Kratié, Camboya

Nos despedimos de los templos de Angkor y compramos un boleto a bordo de una caja de metal con ruedas que se hacía llamar minivan por 23 USD cada uno. Ahí es na! Confiamos en el camino porque no podíamos hacer otra cosa y besamos la tierra de Kratié al cabo de las 10 horas.

Kratié fue sin duda más de lo que hubiéramos esperado, una grata sorpresa. Situada a las orillas del Mekong, la vida de Kratié se desarrolla en torno a éste y al precioso mercado en el centro del pueblo. Kratié es famoso también porque allí se pueden avistar los raros y bellos delfines Irrawaddy del Mekong. Nosotros fuimos en una excursión de una mañana a verlos y se nos acercó una familia con una cría, toda una alegría teniendo en cuenta que la especie está al borde de la extinción quedando tan solo 25 ejemplares por la zona.

Muy interesante y divertido fue el paseo en bici que hicimos en la isla Koh Trong, una pedazo de isla en el río, donde realmente pudimos ver la Camboya más rural y un auténtico pueblo flotante vietnamita. Hay muchos exiliados en Camboya desde la guerra del vecino Vietnam.

Nuestra experiencia en Kratié no hubiera sido la misma sin el restaurante de Andrés, de quien hablamos en el post «Amigos en el camino».

Os dejamos con un resumen de fotos de Kratié!

Ana

Los templos de Angkor, Camboya

Camboya, ese país que se suele vender como anexo turístico dentro de los circuitos de Tailandia, Laos o Vietnam y que sin embargo es un DESTINO por si solo… Camboya, ese país que te conmueve mostrándote sus cicatrices sin complejos y que te sonríe con la humildad y el orgullo del que se acepta tal y como es… Camboya, ese país que nos ha sorprendido como a todos los que se toman el tiempo de conocerlo…

Nuestro primer destino fue Siem Riep donde durante 3 días visitamos los Templos de Angkor, vestigios de la poderosa civilización khmer que datan de unos 1.000 años atrás aprox. Entrar en cualquiera de ellos es transportarse en el tiempo, introducirse en una película de Indiana Jones donde vas a la caza de un tesoro místico y único, es flipar de lo que el hombre fue capaz de construir y de lo que la naturaleza fue capaz de modificar, es esplendor y caída, íntima espiritualidad y turismo masivo. Es único y lo recomendamos mucho.

Aquí nos sentimos inspirados con las fotos, esperamos que os gusten!

Ana