Lo que pasó luego… Indonesia

Finalmente, después de 10 días de retiro sin vernos de cerca ni hablarnos, Abel y yo nos encontramos en la puerta del Dhamma Sota a la salida. Fue muy bonito el reencuentro! Teníamos mucho que contarnos y estuvimos hablando todo el día. Muchas cosas nos dijimos que nos habíamos dicho antes y muchas emociones nuevas salieron a la luz. Éramos dos libros abiertos. Fue un gran acierto hacer esto juntos porque los dos entramos en una nueva dimensión a la vez, jajaja.

Nos quedaban pocos días para disfrutar de nuestro viaje largo antes de regresar a Barcelona. Justo antes del retiro pensamos que sería mejor aprovechar estos preciosos días en un lugar un poco más tranquilo que la India. Y como nuestro vuelo a Barcelona salía desde Jakarta, Indonesia, al salir del retiro nos pillamos un avión hasta el paraíso balinés de Uluwatu. Otro gran acierto!

Nuestro avión al paraíso salía desde Jaipur el 19 de febrero, el cumpleaños del Abel!!! Oh my God! 42 tacos de hombre! jajaja. Estaba emocionado, le encanta cumplir años! Estaba feliz con sus felicitaciones pero la verdad es que le faltabais los amigos y la familia! Aun así tuvo un cumple bonito, con tarta y regalito también!

Una vez en Bali, nos quedamos en Telaga Sari Guesthouse, un sitio idílico con un precio idílico cerca de Bingin Beach. Uluwatu es un lugar de bonitas playas y ambiente surfero tranquilo, especialmente en estas fechas de temporada baja. Aquí nos dedicamos a descansar y a planificar nuestra vuelta a casa… Home sweet home. Tiempo de conclusiones y miradas cómplices que significaban cosas así como “Qué grande lo que hemos hecho”.

El viaje de regreso estaba cada día más y más cerca… Y lo vimos llegar de una manera tranquila. Todo llega y todo pasa… C’est la vie!