Lo que pasó luego… Indonesia

Finalmente, después de 10 días de retiro sin vernos de cerca ni hablarnos, Abel y yo nos encontramos en la puerta del Dhamma Sota a la salida. Fue muy bonito el reencuentro! Teníamos mucho que contarnos y estuvimos hablando todo el día. Muchas cosas nos dijimos que nos habíamos dicho antes y muchas emociones nuevas salieron a la luz. Éramos dos libros abiertos. Fue un gran acierto hacer esto juntos porque los dos entramos en una nueva dimensión a la vez, jajaja.

Nos quedaban pocos días para disfrutar de nuestro viaje largo antes de regresar a Barcelona. Justo antes del retiro pensamos que sería mejor aprovechar estos preciosos días en un lugar un poco más tranquilo que la India. Y como nuestro vuelo a Barcelona salía desde Jakarta, Indonesia, al salir del retiro nos pillamos un avión hasta el paraíso balinés de Uluwatu. Otro gran acierto!

Nuestro avión al paraíso salía desde Jaipur el 19 de febrero, el cumpleaños del Abel!!! Oh my God! 42 tacos de hombre! jajaja. Estaba emocionado, le encanta cumplir años! Estaba feliz con sus felicitaciones pero la verdad es que le faltabais los amigos y la familia! Aun así tuvo un cumple bonito, con tarta y regalito también!

Una vez en Bali, nos quedamos en Telaga Sari Guesthouse, un sitio idílico con un precio idílico cerca de Bingin Beach. Uluwatu es un lugar de bonitas playas y ambiente surfero tranquilo, especialmente en estas fechas de temporada baja. Aquí nos dedicamos a descansar y a planificar nuestra vuelta a casa… Home sweet home. Tiempo de conclusiones y miradas cómplices que significaban cosas así como “Qué grande lo que hemos hecho”.

El viaje de regreso estaba cada día más y más cerca… Y lo vimos llegar de una manera tranquila. Todo llega y todo pasa… C’est la vie!

 

Retiro de meditación en Delhi, India

La idea de hacer un retiro de meditación Vipassana rondaba mi cabeza desde hacía tiempo por varios motivos. El primero era que aunque había leído sobre los beneficios de la meditación y había picado varias técnicas tenía la sensación de no saber cómo meditar, de estar perdiéndome algo importante. El segundo, que compartíamos Abel y yo, era que queríamos introducir la práctica de la meditación de manera regular y contundente en nuestras vidas diarias. El tercero, era que quería probarme a mí misma viviendo una experiencia personal desafiante. El cuarto, era que las personas que conocíamos que lo habían hecho hablaban maravillas de lo que les había aportado.

En qué consiste un retiro de meditación Vipassana de 10 días?

La meditación Vipassana es una de las técnicas de meditación más antiguas de la India y fue popularizada por el maestro Goenka quien desarrolló todo un sistema de centros gratuitos por todo el mundo. No está relacionada con ninguna religión, secta o ideología. Es una técnica que puede practicar todo el mundo independientemente de sus creencias. Existen más de 180 centros en los cinco continentes y la cosa sigue evolucionando. En estos centros se imparten cursos de meditación de 2, 10 e incluso más días consecutivos. Nosotros hicimos un curso de 10 días en el centro Dhamma Sota de Delhi. Nuestra experiencia allí fue muy buena.

El término Vipassana significa “ver las cosas tal y como son”. Esta técnica experiencial trabaja mediante la observación objetiva de las sensaciones del propio cuerpo y se basa en el principio natural de que “todo pasa”. Es decir, todas las sensaciones que se producen en el cuerpo, debidas a cualquier factor, son pasajeras. También se basa en el principio natural de que lo que causa el “dolor” o el “sufrimiento” no es la sensación (situación) en sí, sino la connotación o juicio de valor que nosotros mismos le aplicamos.

Se trata de llegar a “dominar a nuestra propia mente” y no al revés como suele pasar. A través de la propia práctica, apoyada por una disciplina estricta y la dirección de profesores con experiencia vamos viendo cómo funciona nuestra mente y cuál es el diálogo que mantiene. La verdad es que es alucinante lo que llegamos a aprender de nosotros mismos y de lo mucho que nos hace sufrir nuestro propio EGO! Yo, mi, mío, a mí… etc, etc, etc.

La mente es puñetera y romper los patrones que nos hemos ido repitiendo como mantras una y otra vez a lo largo de nuestra vida cuesta. Por eso el curso es un tanto intenso. El horario es duro, empezando la meditación cada día a las 4:30 am, y las normas de comportamiento son estrictas, teniendo que permanecer en silencio durante el transcurso de los 10 días, tan solo pudiéndote comunicar con los profesores o el personal de apoyo para temas logísticos de la estancia. Pero se trata de hacer un ejercicio de introspección, de conocerte y la soledad te permite escuchar mucho más atentamente cuál es el diálogo de tu mente, cuáles son las sensaciones que se producen en tu cuerpo y qué es lo que te dices a ti mismo en cada momento. Se trata de una hazaña pero qué hazaña se consigue sin esfuerzo?

Un curso de meditación Vipassana de 10 días te AFIANZA en la técnica. Abel y yo no llegamos al Nirvana pero aprendimos a meditar e hicimos buenos progresos. A partir de aquí los beneficios nos los proporcionará la práctica diaria y el compromiso que cada uno quiera adquirir consigo mismo. Para nosotros sólo hay beneficios y desde entonces ahí que vamos cada día!

Os dejamos el link de los centros con toda la info por si a alguno le ha picado el gusanillo! Un abrazo infinitooooooooo…

https://www.dhamma.org/en-US/index